Nuevos espacios y tecnología para una forma diferente de trabajar

Como ya sabemos, la pandemia ha acelerado tendencias que ya venían dibujándose en tiempos previos a esta crisis, ayudando a superar la resistencia que todo cambio genera. En este contexto, los espacios de trabajo y la tecnología se han posicionado como importantes impulsores y habilitadores de este cambio. Así se ha compartido en las distintas mesas de trabajo sobre “Nuevos espacios y tecnología para una forma diferente de trabajar”, enmarcadas en el think tank “Innovando Sobre el Trabajo del Futuro”, impulsado por Fundación máshumano, Sagardoy Business & Law School y Zityhub.

En estos encuentros de reflexión y visión de futuro, hemos contado con la participación de grandes expertos de empresas como GSK, Manpower, Orange, Salesforce, Securitas Seguridad España y The Move. En el siguiente documento, exponemos algunas de las principales conclusiones recogidas.

 

El nuevo modelo híbrido abandona un concepto de espacio basado en aprovechamiento del espacio físico, desde la perspectiva de eficiencia en coste, para explorar un modelo basado en la experiencia del inquilino, y en última medida del usuario, el empleado. Un modelo donde más que nunca, se destaca la necesidad de "poner el empleado en el centro" a la hora de diseñar y formular los nuevos formatos de trabajo. Y que se basa en la importancia del “DATO”, y disponer las herramientas tecnológicas necesarias para gestionar y organizar la actividad laboral, facilitando el desempeño de la actividad laboral con felxibilidad y garantizando la ciberseguridad en un nuevo concepto "multiespacio", vital para las organizaciones.

Pero en este nuevo escenario surgen algunas cuestiones:

  • ¿Cómo definimos las necesidades de espacio de cada organización? ¿Cuáles son los atributos de un buen espacio de trabajo en el nuevo escenario?
  • ¿Qué van a demandar los profesionales al volver a la oficina? ¿Cómo construir espacios que mejoren las sensaciones y el bienestar de las personas?
  • ¿Cómo podrá el espacio de trabajo facilitar un incremento de la eficiencia y productividad en la organización y la satisfacción personal en el profesional?
  • ¿Cómo podremos diseñar espacios que fomenten y satisfagan la necesidad de relación social de los equipos y redes profesionales, conectando con la cultura y estimulando el intercambio de ideas, la creatividad y la innovación?
  • ¿Están considerando las organizaciones el llamado “tercer lugar” como un nuevo espacio de trabajo para sus profesionales? ¿Cómo podemos diseñarlo para que cumpla la aspiración de los profesionales de trabajar fuera de casa?
  • ¿Qué papel juega la tecnología en este nuevo contexto, en lo que se refiere a la obtención de datos de uso de los espacios, herramientas que faciliten las nuevas formas de trabajo y medidas de ciberseguridad necesarias?

Factores clave en el diseño de espacios

Las organizaciones deben realizar una revisión de sus espacios y establecer qué nuevos usos quieren asignar. Para definirlo, será necesario tener en cuenta algunos aspectos clave como los siguientes:

  • La seguridad de los empleados.
  • La actividad, sector y momento estratégico de la empresa.
  • El grado de implantación del trabajo en remoto.
  • La diversidad y segmentación de los empleados.
  • Preferencias y necesidades de las personas.
  • La importancia de preservar la cultura de la organización.
  • Estalecer un modelo basado en la confianza.

Flexibilidad, factor clave en la propuesta de valor

En el contexto actual, hemos empezado a vivir una nueva cultura de mayor libertad en lo laboral. Elegimos el momento en el que trabajamos y desde dónde lo hacemos. Las herramientas nos ayudan a tener esa libertad, esa productividad digital y a gestionar la desconexión cuando sea necesario.

Todo esto hará que empecemos a optar por un trabajo no solo por la empresa, sino también por el estilo de vida que nos permite. Además, la tecnología y la flexibilidad facilitarán una mayor inclusión de perfiles que, a pesar de su talento, no podían incorporarse fácilmente a las empresas por tener algún tipo de discapacidad, por vivir en una localización remota o por alguna otra limitación que frenaba su incorporación.

El papel de la tecnología

Para avanzar hacia modelos flexibles, no solo la cultura organizativa, sino también la tecnología es clave. El reto está en hacer comprender a los profesionales sus múltiples utilidades, para maximizar su implantación, lo que ayudará a que las organizaciones estén más abiertas a explorar las nuevas formas de trabajar.

Por otro lado, en temas de ciberseguridad, las empresas deben dotarse de herramientas efectivas que permitan la total libertad de los trabajadores a la hora de desarrollar su actividad laboral de forma segura. Además, será clave el uso de la tecnología y el dato, aplicados específicamente a la gestión de espacios.

Retos de futuro

√ Buscar el equilibrio, para que las personas puedan trabajar donde les vaya mejor y se sientan más felices, haciendo posible que trabajemos desde cualquier lugar, en cualquier momento.

√ Lograr que las sedes corporativas sean un importante punto de referencia y unión, pero que también respondan a otras necesidades de trabajo individualizado.

√ Promover un liderazgo basado en la confianza y la flexibilidad.

√ Lograr que el trabajo deje de ser una carga para ser algo que apetezca.

√ Ofrecer a las personas que vuelven a oficinas una experiencia presencial diferente y atractiva.

√ Tener en cuenta las diferentes características de cada compañía o cada país.

√ Poner en valor nuestro tiempo físico, ahora más limitado y valioso y reservarlo para abordar presencialmente asuntos de especial relevancia.

√ No pretender cambiar de cero a cien, sino dar pequeños pasos y acompañarlos de medición.

√ Solucionar barreras como la de los riesgos laborales o de ciberseguridad.

√ Un driver fundamental para la implantación de las nuevas formas de trabajar serán las personas que lo pidan, el talento. Y también los departamentos de gestión de personas.

√ En cuanto a posibles barreras, aparece la legislación, los problema para gestionar la desconexión digital y la salud mental de los empleados.

El proyecto “Innovando sobre el trabajo del futuro” se lanza para compartir conocimiento y buenas prácticas, que puedan guiar a las organizaciones, así como ser agente de cambio en el diseño de nuevos ecosistemas que faciliten mayor flexibilidad, creatividad y eficacia. Este espacio de reflexión dio comienzo hace meses, con la participación de grandes empresas y se han abordado las siguientes temáticas: Gestion del talento, Marco Legal, Tecnología y Espacios para una nueva forma de trabajar.

Suscríbete al nuestro boletín electrónico