Conversamos con Toyota. "La cultura de ganar o aprender"

Hace dos años, con motivo de la pandemia, todas las organizaciones sometieron a un test de estrés la autenticidad de sus valores, de su propósito. Por otro lado, la experiencia vivida ha dejado una profunda huella en muchos profesionales en todo el mundo, provocando un replanteamiento vital y profesional, que se ha reflejado en fenómenos como el de la “Gran Renuncia” en USA, donde los niveles de renuncia al puesto de trabajo comenzaron a subir en abril de 2021, superaron los 4 millones en julio y no han bajado desde entonces. Algo parecido ocurrió en alguno de los principales países de Europa, como Italia, donde este fenómeno afectó a más de 1 millón de empleados.

También en España se empieza a percibir un cambio en las preferencias y necesidades de las personas. Así, el reciente estudio de Hays – Guía del mercado laboral 2022”- “el 77% de los empleados españoles cambiaría de trabajo si pudiera”. Además, otro estudio realizado por InfoJobs, comparte que el 27% de los empleados en España podría plantearse dejar este año su puesto de trabajo, principalmente por cuestiones de Salud Mental o por las condiciones económicas de su empleo.

No es fácil vislumbrar con exactitud cuál será el futuro de nuestro mercado laboral. Pero lo que sí parece evidente es que, a raíz de la pandemia, se está percibiendo un cambio de mentalidad en las prioridades de muchos trabajadores. Según se deduce de análisis como los citados y de nuestros encuentros con la Red de empresas máshumano, además de las condiciones económicas, empiezan a coger fuerza otras motivaciones como la salud; seguridad y bienestar; ambiente laboral; conciliación; flexibilidad horaria; y desarrollo profesional. En definitiva, parece que nuestro mejor talento, podría empezar a decantarse por modelos organizativos donde las personas sean una prioridad; un desafío al que las organizaciones deberán dar respuesta desplegando una nueva cultura y un Liderazgo Humanista, que sitúe a las personas en el centro de todas las decisiones. Algo, donde el propósito y los valores corporativos, adquieren más relevancia que nunca.

De ello están convencidas empresas como Toyota, una compañía que incluye la H de humano en todos sus procesos y que sirve como ejemplo para evidenciar la importancia de cultivar la cultura organizativa, el liderazgo y los equipos. Algo que compartieron el pasado mes, en una entrevista para la revista Capital Humano, de Wolters Kluwer, con Miguel Carsi, Presidente & CEO de Toyota España, Isidoro Mingotes, People Development and Organization General Manager de Toyota España y Tomás Pereda subdirector general de Fundación máshumano.

"Entendemos que la persona es lo primero y tener esos valores favorece que la gente permanezca y se sienta comprometida, motivada y parte de una familia"»

 

En los últimos dos años, y a pesar de las dificultades por las que ha pasado su sector de actividad, Toyota España no ha realizado ningún ERTE, ha mantenido el empleo y a pesar de la crisis de los semiconductores, han sido uno de los grupos que han gestionado mejor la situación de falta de suministro.

Esta inercia positiva también se puede ver respecto al nivel de fidelidad interna que mantienen entre su plantilla, algo en lo que ha sido clave su visión a largo plazo, un esfuerzo constante y un fuerte compromiso de la dirección por promover y medir el engagement, impulsar el aprendizaje continuo según la filosofía Lean y dar respuesta a las nuevas necesidades de las personas, explorando formas de trabajo híbridas basadas en la flexibilidad, la autonomía y la confianza. En definitiva, impulsando una cultura de respeto por las personas, que forma parte intrínseca del modelo de gestión «Toyota Way»

Otros aspectos clave han sido la predilección por lo humano en todos sus procesos, incluido el de producción, en un momento en que muchas organizaciones están encontrando dificultades para equilibrar el choque entre personas, tecnología, robotización y automatización. También su modelo de carrera transversal, a través del reskilling y la adaptación, donde los directivos van rotando a lo largo de las diferentes funciones de la organización, en unos ciclos no superiores a cuatro años.

Sin duda Toyota, una compañía que por su cultura humanista forma parte de la red de empresas máshumano, es una historia de superación con mentalidad de aprendizaje.

"Esto va de ganar o aprender, aquí no hay pérdida. Sabemos que hay que mejorar y que no tenemos siempre todas las respuestas, pero sí que tenemos la capacidad de hacer preguntas, de experimentar y aprender. Y para eso, liderar con el ejemplo es la manera más eficiente de extender estos valores y en los momentos de adversidad es donde se demuestra si los valores son un power point o si son reales»

Suscríbete al nuestro boletín electrónico