Jóvenes emprendedores sociales que apuestan por crear un mundo mejor

Desde hace 16 años, desde la Fundación, hemos sido testigos de la capacidad que tienen los jóvenes emprendedores sociales no solo para poner en marcha proyectos empresariales viables sino, además, para generar un impacto social positivo, contribuyendo a crear una economía y una sociedad más sostenible, más justa y más humana.

Este es el caso de la comunidad de jóvenes que han formado parte del Premio de Emprendimiento Social Jóvenes Máshumano, que año tras año nos sorprenden con su capacidad para innovar y mejorar el mundo y la vida de las personas. 

Ejemplo de ello son son los ganadores de la edición 2021 de este premio Lucía Millet, Co-fundadora de Hera Technology, una plataforma para la monitorización constante de pacientes con ansiedad y depresión que obtuvo el premio en la categoría Bankinter; Néstor Santiago, CEO de Fibras Naturales Canarias, un proyecto para la obtención de fibras naturales a partir de los residuos de los plataneros canarios, ganador de la categoría El Corte Inglés; y Carlota Corzo, fundadora de Lázzaro, proyecto ganador en la categoría máshumano, que desarrolla un SaaS para que pequeñas ONG puedan crear de forma rápida y sencilla una plataforma web para la captación de fondos, a través de tecnología blockchain.

Pero, ¿qué fue lo que motivó que estos jóvenes pusieran su valioso talento al servicio de los demás? ¿Cuáles son las dificultades a las que se han enfrentado en su aventura emprendedora? ¿Qué consejos darían a otros jóvenes que quisieran embarcarse en un proyecto de emprendimiento social?

Nos lo cuentan en este artículo de Corresponsables 

VER ARTÍCULO AQUÍ

 

Suscríbete al nuestro boletín electrónico