Derecho a la desconexión digital fuera del trabajo

Fundación máshumano comenta la importancia de respetar los horarios de descanso.

A inicios de este año, Francia se convirtió en uno de los primeros países en aprobar una serie de medidas legales que buscan regular el uso de las tecnologías de la información (mensajería instantánea, correos electrónicos, teléfonos inteligentes, etc), con el objetivo de garantizar el pleno ejercicio del derecho a la desconexión, regular el uso de las herramientas digitales en los entornos laborales, y sobre todo, respetar los momentos de descanso de los trabajadores.

Este tipo de medidas surgen porque hay una necesidad de equilibrio en las sociedades, y los trabajadores demandan nuevos modelos laborales que les permitan conciliar su vida profesional y familiar. Así las cosas, el derecho a la desconexión podrá ser ejercido por medio de la negociación entre las empresas y sus trabajadores, de tal manera, que las compañías con más 50 empleados tendrán que discutir y negociar para llegar a acuerdos sobre este tema.

En el caso de España, a pesar de que ha habido algunos intentos de legislación al respecto que no han logrado traducirse en una ley, actualmente, la Secretaría de Estado de Empleo estudia la posibilidad de implementar algún tipo de legislación que permita reconocer el derecho a los empleados a la desconexión digital una vez finalizada su jornada laboral. Esta iniciativa incluye una estrategia para el buen uso de las tecnologías de la información dentro y fuera de la oficina, la implementación de herramientas que permitan medir los niveles de estrés laboral con la ayuda del Instituto Nacional de Estadística y la realización de un estudio sobre la relación entre la tecnología y los problemas de adicción y dependencia.

No obstante, a pesar de todos los aparentes beneficios, la Fundación máshumano considera que en un país como España, en el que la cultura del trabajo presencial está tan arraigada, se debe apostar por modelos de flexibilidad laboral fundamentados en la corresponsabilidad y la buena gestión del tiempo, y apoyarse en la creación de bolsas de trabajo, la capacidad de tele trabajar y la elaboración de modelos laborales individuales, que a su vez sigan generando responsabilidad y compromiso por parte de los trabajadores.

De igual manera, la Fundación considera que las nuevas tecnologías deben acompañar estos nuevos modelos de flexibilidad laboral, pues aunque no son incompatibles con las nuevas formas de trabajo, deben saberse gestionar y adaptar a cada sector para evitar generar efectos adversos.

Para lograrlo debemos aprender de países como Francia y Alemania, y así detectar buenas prácticas y metodologías que se puedan replicar en nuestro país, pues aunque aún hay pocas empresas españolas que integren los temas de desconexión y flexibilidad laboral en sus estrategias de negocio, empresas que pertenecen a la Red de Empresas máshumano, como Orange y AON ya están haciendo uso de decálogos de buenas prácticas, y poco a poco se están convirtiendo en puntos de referencia a nivel empresarial.

 

Noticias relacionadas:

 

Suscríbete a nuestro boletín electrónico

Al enviarnos tus datos aceptas que te contactemos para enviarte información periódica de la actividad de la Fundación por email según esta política de privacidad